Agujeta

Cordón de zapato.

Mi primer contacto consciente con esta palabra tuvo lugar en la televisión.  En algún canal de TELEVISA estaban anunciando una nueva telenovela, “agujetas de color de rosa”.  De por sí, el término DE COLOR DE ROSA suena entre infantil, afectado y anticuado, por lo que pensé que se trataba de algún tipo de telenovela rosa con colegialas a granel perdidamente enamoradas del equipo de fútbol de la escuela de muchachos vecina.  Eso o alguna otra majadería de semejante catadura, con Romeos y Julietas, buenos y malos,  lágrimas por doquier, y un argumento tan inverosímil como interminable, centrado en los padecimientos de algún CHAVO y consecuente espíritu maternal de alguna CHAVA.  Estúpido y descabellado, pero cosas más raras se han visto en la televisión mejicana.  El anuncio lo vi en varias ocasiones, y siempre me llamaba la atención lo radicalmente bobo del nombre.  Así que, finalmente, un buen día lo comenté con alguien.  Resultó que, como intuí, la novela tenía un trasfondo colegial y, además, su guión era un ejemplo de sandez y falta de consistencia, incluso comparado con la telenovela media.  Tan mala era, que no duró mucho tiempo y seguramente no pasará al catálogo de exportación de TELEVISA. 

Sin embargo, el nombre sí tenía sentido.  Las AGUJETAS a las que aludía el título, eran los cordones o lazos de unas zapatillas de ballet de la protagonista.  AGUJETA era, de hecho es, sinónimo de cordón de zapato.

Después de esta experiencia traumática me di cuenta de que, efectivamente, lo de AGUJETA es un término común y totalmente aceptado.  Tanto que hasta el mismísimo Presidente de la República pudiera llegar a usar en público, y seguramente usa si se tercia la ocasión, sin el más mínimo pudor.  El hecho de que el programa de televisión hubiera usado el adjetivo DE COLOR DE ROSA no implicaba que las AGUJETAS tuvieran de ser colores o sólo para zapatillas femeninas. 

Lo anterior dio pie a la pregunta inevitable.  Si una AGUJETA es un cordón, ¿cómo se dice “agujeta”, el dolor muscular?.  Resulto que, en el habla del mejicano común, las “agujetas” no son algo tangible, algo con nombre propio.  Quien las sufre, ESTÁ ENVARADO, pero no tiene nada especial.

“Llevas sueltas las agujetas”.

Ver CASI IGUAL.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: